Con frecuencia, en el ejercicio de sus funciones, los profesionales sanitarios son objeto de malos tratos o agresiones físicas por parte de pacientes y de familiares.

El Colegio de Médicos de Almería, ante esta grave situación, pone a disposición de los colegiados un protocolo ante las agresiones a médicos y propone unas sencillas normas de la conducta a seguir para acreditar la agresión, de manera que ocasionalmente puedan exigirse ante los Tribunales de Justicia o ante otro organismo competente las correspondientes responsabilidades de orden administrativo, civil, penal o de cualquier otra índole.

Ante una situación de agresión física o amenaza

  1. Mantén la distancia con el agresor
  2. Llama a un compañero para que esté contigo
  3. Conserva la calma y procura entablar un diálogo conciliador
  4. Si el agresor rechaza tus argumentos y se vuelve más violento, usa el botón antipánico
  5. Abandona el lugar donde te encuentres, procurando no dar la espalda al agresor
  6. Llama a Seguridad
  7. Salvo urgencia vital, interrumpe la consulta hasta que el agresor sea reducido o abandone el centro

Una vez pasado todo

  1. Acude a otro facultativo para que te realice un examen y valore tus facultades para seguir trabajando (es clave para la posterior denuncia).
  2. Comunica el incidente por escrito al responsable del centro y comunícalo al Colegio, con la finalidad de que podamos:
    • Prestarte asistencia y asesoramiento sobre cómo actuar
    • Recabar la mayor información posible respecto a la agresión acaecida.