Ante las movilizaciones sociales

EL Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos reclama responsabilidad para evitar todo tipo de concentraciones

  • La corporación apela al compromiso de los ciudadanos para mantener las medidas frente a la COVID19
  • Exige a las autoridades que vigilen cualquier acto que pueda suponer un riesgo para la Salud Pública
  • Desde el inicio de la pandemia el CGCOM se ha manifestado en contra de cualquier tipo de aglomeración o concentración

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) apela a la responsabilidad y compromiso de la ciudadanía ante cualquier tipo de convocatoria, manifestación, protesta o concentración que pueda suponer un riesgo para la salud pública de toda la población.

El virus SARS CoV-2 sigue entre nosotros y se ha llevado en un año decenas de miles de vidas, entre ellas las de más de un centenar de médicos y médicas en el ejercicio de su profesión. Por ello es necesario mantener las medidas que se han demostrado eficaces como son la higiene de manos, el uso de mascarillas la distancia física y una frecuente ventilación de los espacios cerrados, entre otras.

Una concentración o manifestación de cualquier índole o sensibilidad en el contexto epidemiológico actual supone un factor de transmisión de riesgo y por ello un peligro innecesario para la salud de todos los ciudadanos y para la labor de unos sanitarios extenuados tras un año de pandemia.

Desde el CGCOM también se llama a la responsabilidad de las Administraciones para no permitir este tipo de actos, a los que siempre se ha opuesto la corporación médica en base a la evidencia científica. Las nuevas tecnologías y las redes sociales proporcionan herramientas y opciones para visibilizar las reivindicaciones, protestas o anhelos por parte de los ciudadanos hasta que la situación epidemiológica permita recuperar la normalidad.

El CGCOM manifiesta su rechazo, en plena salida de la tercera y devastadora tercera ola, a convocar o acudir a este tipo de actividades y mantiene su llamamiento a la más absoluta responsabilidad individual y colectiva hasta que las Autoridades Sanitarias consideren que la crisis sanitaria está más controlada. Aún es imprescindible mantener las medidas de protección y prevención frente a la COVID-19.